Bruna es un espacio en el que la naturaleza y los humanos coexisten en  armonía. En el que se educa el paladar por medio de sabores y la ambientación nos recuerda nuestros instintos primitivos, es donde entendemos de donde vienen los alimentos.

En el que se oye a la naturaleza que nos habla a través de sus formas y se incita a la conciencia gastronomica.